Miguel Ángel Fernández

Carnicero

Tengo artritis reumatoidea, eso me impedía jugar al futbol con mis hijos, no podia usar la cuchilla para cortar en mi trabajo. Siempre le preguntaba a Dios ¿Por qué me sacaba las manos y las piernas? Porque del dolor no me podía ni levantar, noches que no dormía, y pensaba en la muerte. Es insoportable el dolor, hay que vivirlo para saber lo que es. La gente que me conocía de antes no puede creer cómo evolucioné desde que llegué a la clínica. Yo me siento bien hoy.

Mónica Beatriz Punciano

Empleada doméstica

Tengo artritis reumatoidea y en un momento pensé que era normal vivir con dolor, un dolor que ni me dejaba marcar el teléfono. Hoy estoy bárbara, se lo que es mi enfermedad, lo que es la artrosis y la artritis y la diferencia que hay. Ahora tengo una vida realmente tranquila, un 80% de mejoría y ahora tengo ganas de empezar a tener de nuevo una vida social. Ya no uso más las muletas cuando me levanto, ya no uso mas el bastón. Hace un año que tengo totalmente una vida nueva.

Silvia Fernández

Empleada administrativa

Desde los 16 años tengo artritis reumatoidea negativa (no se detecta en los análisis) No me podía ni peinar, y esto genera mucha angustia. Conviví con la enfermedad 40 años, y tuve todas las épocas: enojarme con la enfermedad, dejar los tratamientos, dejar los corticoides. Cuando llegué acá venía con un brote, estaba muy mal. Empecé con la medicación biológica y en la segunda aplicación empecé a sentir que me podía mover. Hoy mi enfermedad está en remisión, y llevo una vida totalmente normal, feliz. Te cambia la vida!